Personaje del mes JAIME OSORIO MÁRQUEZ

Jaime Osorio Márquez es ateo. Cree que el apocalipsis está llegando pero que no será producto de un castigo celestial ni una coincidencia, sino que será el resultado de las decisiones que tomamos los seres humanos. “Creo que nuestro fin, y por ahí derecho el de una gran parte de la biosfera, será ocasionado por nuestra ambición. Lo paradójico es que en parte es esa misma ambición la que nos hizo una especie tan exitosa” asegura Osorio.

 

Osorio es director y guionista. Nació en Cali, Colombia y ha ganado reconocimiento como cineasta por las producciones que ha realizado y por la experiencia que tiene en diversos campos de las artes audiovisuales. Cursó estudios de Arts du Spectacle Mention Études Cinématographiques en la Université de Rennes II, Francia. Dirigió el cortometraje de ficción J’attends y el de no ficción, basado en textos de Godard, A Deux Mains. También en ese país, dirigió la obra de teatro Woyzeck de Buchner y participó en la puesta en escena de L´inspecteur Général basada en la obra de Nikolái Gógol.

 

En el 2000, regresó a Colombia, trabajó como director de comerciales para importantes clientes. En 2011 estrenó su ópera prima, El Páramo, producida por Rhayuela Cine en coproducción con Alta Films (España) y Sudestada (Argentina), de la cual también es guionista. Por esta película recibió el Premio Citizen Kane al director revelación en la edición 44 del Festival de Cine Fantástico de Sitges, España, el primer festival de cine fantástico del mundo, además la crítica la resaltó como una muestra de que el cine latinoamericano está creciendo y dándose a conocer en el mundo.

 

Esta película le sirvió como experiencia para rodar Siete cabezas, que según palabras de Osorio, es una película mucho más arriesgada que El Páramo. “Es más arriesgada en términos narrativos. En ella no busco que las escenas sean efectivas y que generen emociones, sino que pretendo que cada uno de los elementos del relato se instale poco a poco en el espectador para crear la sensación de desolación que debe dejar la idea del fin del mundo”.

 

También habla de los grandes retos de ambas producciones. “El Páramo me preparó para cualquier cosa. No sólo lo rodamos a más de 4.000 metros de altura sino que lo hicimos sin story-board ni guión técnico e improvisamos junto a los actores quienes nunca tuvieron el guión. En Siete Cabezas, aunque también rodamos en condiciones difíciles, los retos fueron otros. El mayor de todos fue rodar la película en el poco tiempo que teníamos disponible”.

 

 

Actualmente, cuenta con un guión que tiene escrito desde hace unos años, el cual espera filmar en 2018. “Se trata de una historia que significa mucho para mí y que se aleja de todo lo que he escrito y filmado antes” asegura. Además está escribiendo una serie de televisión que también espera rodar el próximo año.

nombre img