Si hay cine

Ojo al dato

TAQUILLALa película colombiana UNO AL AÑO NO HACE DAÑO 2 acumula 1.113.261 espectadores en 3 semanas de...

Noticias >
Shostakóvich y la nariz fugitiva

Shostakóvich y la nariz fugitiva

Bogotá, octubre 22 de 2013.- Kovalyov, un oficial ruso en la época de Stalin, se despierta un día y descubre que se le ha perdido la nariz. Desesperado por recuperar su perfil, emprende una serie de desventuras mientras la nariz fugitiva respira aires mejores: se ha convertido en un oficial de mayor rango que su dueño y anda libre por la calles de San Petersburgo.

¿Logrará el burócrata de medio pelo ponerla –física y figurativamente– en su sitio? Descubra la historia basada en el cuento absurdista de Nikolai Gogol, una de las piezas más famosas de la literatura rusa.

Este 26 de octubre La Nariz llega en directo desde la Metropolitan Opera de Nueva York a las salas de Cine Colombia. La señal en Alta Definición y con subtítulos en español se verá en teatros seleccionados de Bogotá, Cali, Medellín y ahora también en el Multiplex Buenavista de Barranquilla. Su proyección en diferido es el 23 de noviembre.

 

Música prohibida

En 1927, cuando tenía apenas 20 años, Dimitri Shostakóvich empezó a escribir su primera obra dramática en un estilo experimental que desafiaba las convenciones musicales y teatrales de su tiempo. La Nariz resultó ser un despliegue de su prodigiosa imaginación, y, en retrospectiva, un augurio de lo que lograría en su madurez musical.

 

Luego del estreno en San Petersburgo (entonces Leningrado) en 1930, la ópera fue inmediatamente condenada por las autoridades soviéticas – particularmente por el uso de la atonalidad – y no se presentaría de nuevo en Rusia sino hasta 1974.

“Con una energía inagotable e ilimitada imaginación, éste es un poderoso reflejo de la extravagancia irreverente de la historia de Gogol y de la exuberante música de Shostakóvich”, publicó el diario The New York Times el 1 de octubre, luego del reestreno de la obra en el Met.

 

En sonido envolvente y con la tecnología Dolby 5.1, usted podrá oír las acrobacias vocales del barítono ganador del Tony Award, Paulo Szot como Kovalyov, a Andrey Popov como el Inspector de Policía y Alexander Lewis como La Nariz.

¡Sorpréndase con los audaces colores instrumentales del joven Shostakóvich! ¡Déjese estremecer por la música electrizante!

Arte como protesta

La producción es del artista plástico sudafricano, William Kentridge (1955), la misma que se ganó la venia de la crítica en 2010 – tanto en el Metropolitan Opera de Nueva York como en el Museo de Arte Moderno, donde se exhibía una retrospectiva del artista. Utilizando títeres, recortes de periódicos y sus característicos videos animados, -o, como él los llama- “dibujos para proyectar”, Kentridge presenta un espectáculo de efectos visuales que evoca el frenesí de una sociedad angustiada, sumisa y ahogada en propaganda.

Kentridge sitúa la obra en 1930, es decir, la misma época en que se estrenó la ópera originalmente, para explorar los temas de la opresión totalitaria del régimen soviético. Según él, La Nariz es en parte una obra sobre los terrores de la jerarquía: “En la sociedad de la Rusia zarista, y también en la era Stalinista, la gente padecía un temor abyecto por cualquiera que estuviese por encima. Y si uno estaba por encima, padecía un desprecio casi criminal por los que estuvieran debajo”, explica el artista.
Si a usted le gusta la crítica política, los mensajes subversivos ocultos y el doble sentido, esta ópera es para usted.

Contenido Alternativo

Próximos estrenos